Infraleves

Aburrimiento, rebeldía y ciberturbas: una aproximación a la Economía Desmercada

«Aburrimiento, rebeldía y ciberturbas: una aproximación a la Economía Desmercada» es un trabajo desarrollado por Juan Urrutia Elejalde (JUE) y prologado por David de Ugarte. Decidí intercalar su lectura, entre La ética hacker que será el siguiente en ser comentado, para terminar con las lecturas de la primera fase del itinerario escritas por JUE.

Empiezo con esta reseña que viene con un molde parecido al de las anteriores, buscando un contexto propio (uniendo reseñas), en base a conversaciones (de otros sobre todo) y lecturas recientes, en el entorno neoveneciano.

Ahora toca iniciar pues, el comentario de la lectura que nos ocupa, y ¿desde donde iniciar el camino? La siguiente frase puede ser un buen comienzo:

Una sociedad, cuyos miembros individuales siguen pautas que conforman un equilibrio, será una sociedad aburrida que genera el aburrimiento en sus miembros.

Supongamos que nos encontramos, por tanto, en dicha situación X, en un momento N. Motivados por la situación actual, de corrupción, de funcionamientos y estructuras empresariales ineficientes que generan desigualdades, y de comunidades imaginarias, cierto grupo de personas sienten ese aburrimiento, ese hastío ante dicha situación, que les hace ir más allá y saltar el estado de ánimo de indignación. Probablemente, dicho grupo de individuos, junto con los conocidos en adelante, empezarían a hacer tangible dicho cambio, dicho movimiento del punto de equilibrio:

El aburrimiento generado por la estabilidad de una red que podría mejorar pero no lo hace, el inevitable hastío del conservadurismo y la seguridad, podrían generar por si mismos mutantes o impulsar a la sociedad a aceptar nuevos agentes con pautas diversas. El aburrimiento, bajo determinadas circunstancias y en determinadas redes, podría ser, el primer paso del cambio.

Si añadimos al hastío por el conservadurismo y la seguridad, la insatisfacción creciente por la corrupción, la gestión nefasta de los gobiernos estatales, y en definitiva, el entramado estatal y sus directrices impuestas, parece probable que estemos en ese primer paso del cambio. Estaríamos hablando de X’ y N’.

Bajo lo expuesto por JUE en este trabajo, apunta que el cambio vendría, en el caso que él comenta, y siguiendo también bajo nuestra contextualización particular, vía una Sociedad Red.

Todo este análisis de Economía postmoderna apunta finalmente un modelo de Sociedad Red. Una red diversa, en grumos, nada aburrida y consecuentemente mucho más estable que cualquier modelo construido sobre la homogeneidad y la seguridad.

Atendiendo a lo anteriormente comentado, estaríamos por tanto, y siguiendo el hilo de la anterior lectura «La lógica de la abundancia», moviéndonos hacia la competencia perfecta (X’ N’ –> Xcp Ncp). Y es que, afirmar que “la lógica de la abundancia es posible, quiere decir que el crecimiento genera más crecimiento, y en este caso, distribuido. ¿De donde viene este crecimiento? Viene de las externalidades de la Nueva Economía que son: aprendizaje por experiencia y efecto red. El efecto red viene reforzado por Internet, que a su vez permite el funcionamiento del Netweaving (tejer redes). Se tejen por tanto, redes de personas que comparten identidad y se tienen confianza mutua. ¿La clave? que las distintas redes de personas, se tengan confianza mutua, que la multipertenencia sea un factor positivo a ojos de las distintas personas dentro de las redes de personas. Cuanta mayor conexión y confianza exista, mayores número de agentes activos habrá y más oportunidades de colaboración surgirán. De esta forma, incrementará la capacidad para diluir el poder monopolístico general en la economía y, por tanto, acercarnos a lo que se considera el escenario más óptimo del mercado para los individuos de dicha economía, que es la competencia perfecta, al estructurarse el sistema económico de acuerdo al modo de producción P2P.

De ahí, la importancia de la comunidad y la confianza existente entre sus miembros.

JUE habla de lo local, la relevancia que tiene para los cambios, que se inician ante el aburrimiento, hastío, etc que supone una vida estructurada desde el trabajo como lo entendemos ahora, bajo la vida familiar, con el estado y las instituciones limites:

Lo que está detrás de este resultado es la fuerza de lo local: si la gente interaciona especialmente dentro de un grupo pequeño, cualquier cambio del grupo a un equilibrio nuevo (por ejemplo, el dominante en riesgo) tardará mucho en deshacerse de forma que para cuando esto ocurra la mayoría de los otros grupos también se habrán movido al nuevo equilibrio.

Remarcando y rematando la idea, resulta idóneo el siguiente extracto también:

la importancia de lo local es tanto más fuerte cuanto más tupida es la red que conecta a los k individuos de cada cluster de los que componen el grafo general.

La búsqueda de ese equilibrio, Xcp y Ncp, vendría por lo comentado en el párrafo anterior, y no por las bajadas y subidas de precios en los mercados considerando sus efectos a niveles agregados:

La dinámica fuera del equilibrio no consiste en subidas o bajadas de precios según los excesos de demanda sean positivos o negativos en cada mercado; sino en el posible cambio de pauta de conducta que cada agente puede efectuar dependiendo de la pauta seguida por aquél con quién se encuentra y del resultado del encuentro. Y el equilibrio, para ser robusto, tal como sugiere la cita, debe ser a prueba de mutantes, es decir no debe variar aunque se introduzcan agentes mutantes (que siguen otra pauta) o aunque algunos de los agentes pertenecientes hoy a la población cambie a propósito o accidentalmente su pauta de conducta.

Una vez alcanzado un nuevo equilibro, según el caso hipotético que comentábamos, que consideramos más cercano a la competencia perfecta, vemos que es la Economía Desmercada la que ayuda a explicarlo. Los equilibrios no dependen en nuestro caso, de forma determinante por las subidas y bajadas de precios, si no de cómo afectan las mutaciones de las conductas de ciertos individuos a la dinámica del sistema. Es por tanto esta economía desmercada, que mirada desde la perspectiva red, se plasma en colaboraciones, multipertenencia, nodos distribuidos, comunidades reales, que conforman la esencia y la fortaleza de una economía en red bien tupida. Algunos ya identifican el futuro del trabajo y la familia, y de la forma en que vienen y vendrán las relaciones entre los individuos:

The industrial model with lifetime single-employer careers is dying, and it is not coming back. The first sign was a change from lifetime-marriage employments into its serial-monogamy equivalent, where people change jobs every three years at the most. The next change, one which is already happening, is that most people have more than one employment — or employment-equivalent — at one time: this is an enormous change to society, where people are going to be juggling five to ten projects at a time, some for fun, some for breadwinning, some for both. I have called this the coming swarm economy.

La economía desmercada es parte tangible de un proceso de enjambramiento, bajo las condiciones que hemos comentado. Cobra valor el aporte a la red de cada individuo o grupos, al procomún, en lugar de la rentabilidad económica como única premisa para establecer colaboraciones, y se dan distintos proyectos, distintas colaboraciones que van haciendo más tupida y resiliente la red. Proyectos que nos traerán réditos económicos y otros que no, pero que pueden determinar nuevos equilibrios de mercado p2p, más coherentes: locales a la par que globales, con la lógica de abundancia y en comunidad en base a las relaciones establecidas.

Etiquetado en:

3 pensamientos en “Aburrimiento, rebeldía y ciberturbas: una aproximación a la Economía Desmercada

  1. Laura

    La verdad es que leyendo tu post, que lo leí justito después de publicar el de las artesanas, solo encuentro más y más razones que dan más sentido a la Ruta. Las tendencias laborales, la importancia de lo local en las situaciones de cambio, los modelos distribuidos de desarrollo, … Mola porque al final te das cuenta de que los proyectos responden, en mayor o menor medida, a algo que es real y eso le da mucho sentido a todo.

    Ya tengo descargadas en mi ebook la ética hacker (que me era imposible encontrar en formato papel) y ahora añado esta obra que citas de Juan y David ¡vamos compartiendo reflexiones!

    1. Juan Autor de la entrada

      Hola Laura, gracias por comentar. Me gusta que encuentres relaciones entre este post y la Ruta, yo también considero que están ligadas algunas reflexiones de este trabajo de JUE a lo que aportáis vosotras. Lo referido a tejer redes, multipertenencia, la lógica de la abundancia, la globalización de los pequeños, incluso la visión transnacional. Al igual que lo estará la ética hacker desde el punto de vista del aprendizaje y muchos otros temas, con vuestra Ruta. Tengo pendiente este trabajo de Juan Urrutia también, que seguro aportará matices interesantes al tema del territorio y las comunidades identitarias.

  2. Pingback: La ética hacker y la era de la información | Infraleves

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *