Infraleves

China, India y la crisis

India

La desaceleración mundial obliga a reducir la contratación, congelar los sueldos, posponer nuevas inversiones y despedir a miles de programadores de software y operadores de call center.

Los empresarios ponen sobre el tapete una vieja preocupación: la India se ha convertido en la oficina del mundo. Sin embargo, todavía no ha logrado ser el jefe de la oficina que ofrece nuevos productos, lidera la comercialización o ayuda a dar forma a la estrategia corporativa. Más que ahogar a las firmas tecnológicas occidentales con una oferta de talento en ingeniería barata como muchos temían, la India —y Bangalore, su versión de Silicon Valley— se han convertido en la mano de obra barata para la sociedad de la información. Históricamente, cuando se habla de innovación, las empresas indias han sido relativamente débiles en comparación a empresas grandes como IBM o Accenture.

Como muchas de las empresas de externalización, Infosys, una de las empresas de externalización tecnológica más conocidas del país, depende de la salud del sector financiero, un tercio de sus beneficios proviene de bancos como Citigroup y Bank of America. Su destino también está vinculado al de la economía de EEUU, país del que depende un tercio de su negocio. A día de hoy, ningún factor es bueno para la perspectiva de la empresa. Technology Partners International, una firma de consultoría que publica el Índice Global de la Externalización, señala que el indicador se encuentra en su nivel más bajo en diez años. “La gente piensa que el outsourcing es una industria a prueba de recesiones. No lo es”, dijo Siddharth Pai, un socio en la empresa.

Por ahora, la industria ha escapado de los despidos masivos, en parte porque las leyes laborales impiden que se produzcan para evitar la revuelta social y política, pero las empresas de externalización se deshacen de trabajadores alegando baja productividad. Se trata de una forma silenciosa de reducir costes sin llamar la atención. Sin embargo, los directivos ven oportunidades en la situación. “Cuando las cosas se apacigüen, las empresas buscarán cómo hacer más eficientes sus operaciones, y es ahí donde nosotros podremos aportar“, dice Nilekani.

Los más críticos dicen que esto no cambia la desventaja de la industria local: la diferencia en creatividad con los competidores occidentales.

China

Estoy confiado en el futuro de la economía china“, aseguró en rueda de prensa Zhang, ministro de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo.

El ministro no dio cifras, aunque en los últimos días la prensa oficial china señaló, como uno de los primeros signos, la subida del Índice Gerente de Compras (PMI, en inglés) del sector industrial chino, que en febrero se colocó en 49 puntos, frente a los 45,3 de enero, la primera subida tras cinco meses de descensos. El PMI es un baremo que cuando se sitúa por encima de 50 puntos indica una expansión del sector industrial. Zhang destacó que la crisis en China ha afectado sobre todo a la “economía real”, y no tanto al sector financiero, como ha ocurrido en Occidente. “El sector financiero chino es estable y sano después de años de reforma“, destacó el ministro en su comparecencia ante los medios, celebrada conjuntamente con el presidente del Banco Popular de China (PBOC, emisor), Zhou Xiaochuan. En China, la crisis ha afectado sobre todo a la industria destinada a la exportación, por la bajada de los pedidos de grandes “clientes” como EEUU y la UE, lo que ha causado el cierre de miles de fábricas y los despidos de más de 20 millones de obreros, en su mayoría inmigrantes rurales.

El gobernador del PBOC, por su parte, destacó que el sistema monetario del país asiático tiene “múltiples planes para prepararse para afrontar la crisis”, y reiteró la política china de mantener la moneda nacional, el yuan, “básicamente estable a un nivel equilibrado”.

En los últimos años, el yuan, cuya tasa de cambio es fuertemente controlada por Pekín, se ha apreciado un 20 por ciento con respecto al dólar, ante las presiones de Washington, y también, aunque en menor medida, con respecto al euro. Sin embargo, en los últimos días el yuan ha experimentado una ligera bajada de valor con respecto al dólar y corren rumores de que el PBOC podría dictar una depreciación de su moneda.

China expandirá el lanzamiento de bonos de empresas, con el fin de financiar la principal medida del país asiático para afrontar la crisis: el plan de estímulo de 4 billones de yuanes (586.000 millones de dólares, 464.000 millones de euros) en dos años. Hasta el momento se han emitido 45 bonos de empresas, por valor de 130.000 millones de yuanes (19.000 millones de dólares, unos 15.000 millones de euros), y se prepara la emisión de los de otras 50 compañías, que sumarían 100.000 millones de yuanes (14.600 millones de dólares, 11.600 millones de euros).

El plan de estímulo ante la crisis, presentado por el primer ministro, Wen Jiabao, incluye grandes inversiones para reestructurar los sectores “prioritarios” para la economía, incluyendo automóviles, acero, astilleros, textil, electrónica e informática. Los líderes del país asiático, tercera economía mundial, se han fijado para este año un crecimiento del PIB del 8 por ciento, después de haber experimentado un aumento de sólo el 9 por ciento en 2008, la cifra más baja en siete años.

Críticas desde Occidente

Estados Unidos sigue siendo la mayor economía. Si tiene problemas, arrastra al resto del mundo”, indica Sherman Chan, analista de Moodys Economy.com, que no cree que la India y China estén en condiciones de “salvar al resto del mundo”.

Los economistas subrayan igualmente que China y la India no desean asumir el papel de salvadores de la economía mundial en medio de una crisis surgida a miles de kilómetros de sus países. Además, las actuales turbulencias probablemente conducirán a Pekín a asumir una actitud aún más prudente en lo que respecta a sus reformas financieras.

Por lo tanto, en resumen, a pesar de que son de las pocas economías que están sorteando la crsis, estos dos gigantes asiáticos despiertan dudas sobre su capacidad para llevar el timón en medio de la tempestad.

Etiquetado en: , ,

2 pensamientos en “China, India y la crisis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *