Infraleves

La banca europea hablará el mismo lenguaje informático

La banca europea va a crear su propio lenguaje informático. Así lo anunció el Banco Central Europeo (BCE) en su Sexto informe sobre la evolución del área única de pagos en euros (SEPA).

El organismo encargado de coordinar la iniciativa es el Consejo de Pagos Europeos (EPC, en inglés), un centro de desarrollo de estándares técnicos en el que participan 72 entidades y asociaciones bancarias. Por parte española están presentes Santander, BBVA, La Caixa, Caja Madrid y CECA.

‘El EPC ha consultado a las partes interesadas sobre la aplicación de las líneas destinadas a armonizar los estándares de los mensajes entre cliente y banco, de forma que se permita a los clientes iniciar transferencias y domiciliaciones de tipo SEPA de manera uniforme’, apuntaba el organismo que encabeza Jean-Claude Trichet. Y como novedad añadía que ‘el EPC ha empezado recientemente a analizar los requisitos para armonizar los estándares de los mensajes entre la entidad y cliente, como las notificaciones de pago, de creación de cuenta o los extractos bancarios’.

Actualmente, cada país aplica un estándar informático propio para construir el fichero electrónico de comunicaciones. El objetivo que plantea el EPC es crear una práctica común para el conjunto de Europa. ‘La medida afecta sobre todo a clientes institucionales por el volumen de transacciones que efectúan y la gestión que hacen de sus datos’, explica un experto. La mayoría de los particulares seguirá operando con entidades de su país y apenas se verán afectados. Pero para las empresas e instituciones con presencia transfronteriza es importante. ‘La iniciativa permite a grupos bancarios presentes en varios países que el formato de fichero de un cliente alemán, por ejemplo, sea idéntico al de un español’, añade el ejecutivo. Este especialista estima que el sector fijará rápidamente los nuevos requisitos informáticos. Entre los clientes, los más proclives a adaptarse a los nuevos estándares serán los grandes grupos internacionales porque ‘SEPA evita tener unidades de facturación en cada país donde se opera y, en su lugar, permite unificar todas estas labores en un único punto.

Desde el 28 de enero de 2008 es posible hacer transferencias que cumplen con los requisitos SEPA en Europa. En su documento, el BCE informaba que al cierre de septiembre del año pasado se habían procesado siete millones de transacciones de este tipo, cifra que representa un 1,5% del volumen total de transferencias. La inmensa mayoría de operaciones que responden a este perfil son pagos transfronterizos. Por otra parte, está previsto que se puedan hacer domiciliaciones bancarias de clase SEPA a partir del 1 de noviembre de este año.


[CincoDias]

Etiquetado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *