Infraleves

Nuestro propio relato de una futura vida plena y feliz

Diez millones de personas en 2010 se “añadieron”, o mejor, fueron añadidas, al grupo denominado como “desplazados”, y a principios de 2011  eran cuarenta y dos millones de personas en total las que formaban este grupo. Según Saskia Sassem esto se debe a la naturaleza del sistema neoliberal predominante, a lo que ella llama la lógica de la expulsión que genera excedente de personas (unos ganan, otros pierden). Y según ella, este juego de suma cero lo hace posible el capital, las finanzas que han conquistado todos los sectores, la dirección del dinero de los inversores (especuladores), la financiarización, junto con los límites dibujados en el territorio, lo nacional. Además, la educación del sistema socioeconómico capitalista trata de estandarizar, de eliminar la creatividad, de hacernos pensar que queremos ser todos iguales. La cultura de la adhesión a un nivel general en la sociedad, no es fruto de la casualidad. Pero, no somos meros factores (factor trabajo), somos personas que debemos empezar a romper la homogeneización a la que somos sometidos a partir de edades tempranas y, para ello, no hay que quedarse en la queja eterna, ni a verlas venir, ni esperar a que el Estado y su estructura nos salve. Se ha de actuar, cambiar lo que no sea de nuestro agrado y buscar qué nos puede hacer sentir que caminamos por dónde realmente queremos. Un punto de partida para algunos puede ser, saber contarse. Para otros, más avanzados en la no-queja y/o valientes, puede ser optar por el comienzo de ése camino propio. Así será más factible alcanzar nuestro propio relato de una futura vida plena y feliz.

3 pensamientos en “Nuestro propio relato de una futura vida plena y feliz

  1. David de Ugarte

    Así es! Estamos pensando incluso en montar una «incubadora» de empresas comunitarias donde los clientes serían justamente esas personas, comunidades y familias que se atrevieran a dar el salto… ¿Cómo te suena?

    1. Juan

      Hola. Me suena genial David. No se me ocurre nadie mejor que vosotros para montar una incubadora de ese tipo. Voy a visitar vuestra bitácora a ver qué se cuece, que suena a post lo que comentas 🙂

  2. Pingback: Mirrorshades: el grupo de las gafas de espejo « Infraleves

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *